Breeder

post_apocalyptic_paradise_by_zombiique-d6htgkn

They had been traveling for what felt like months under the unrelenting heat of the sun when they finally reached the metal wall that encircled the Forbidden City. Their food had been exhausted after the first week, their last rations of water just the day before, so seeing the gleaming metal in the distance had been a wondrous revelation. Their bodies were so void of water that they no longer had the ability to perspire. Instead, they simply stumbled forward hoping to find relief. At first, they had believed it to be a mirage, a trick of the mind. But as they moved closer, the shine of the polished silver nearly blinding them, they knew that they had reached their destination. Finally, as they were ready to lie in the scorching sand and let death take them, they had received a reprieve.
They’d left the cool dank tunnels of the hidden valley in search of this dome of chrome and steel. The fabled Forbidden City had been spoken only in hushed tones in Gizli, their home since the great wars that had ravaged the planet. Millions had died, but those that had survived had been forced underground in the lush mountain valleys of the east. The west had been devastated, with many cities wiped from the earth. Only the myth of the domed city had remained, the city that had been protected and survived the annihilation of a planet. There had been stories of the strange and unnatural creatures that were to inhabit it. As children that had been told stories of the others in warning. “Mind your mother or the other will take you to the Forbidden City”, had made many a child heedful. But today, it was to be their salvation.
Screaming for assistance with voices that barely worked above a whisper, they were relieved and horrified. They had come so far, yet they still were outside of the city, still unable to reach help. Falling to their knees, they pounded the searing metal with hands crackled and bleeding from the unrelenting heat. Finally, exhausted, the two collapsed into a heap in the sun backed sand, too dehydrated to shed tears.
They flinched slightly as the blast of cool air washed over them as the massive wall parted. From inside the darkened cavern sever white clad figures emerged searching the horizon for more travelers. Realizing that these were the only outsiders to venture to their compound, they took them in. They half dragged, half carried the limp bodies behind the great wall into their fortress, the heavy doors sliding closed as they went deeper into the darkness.
“Where do you think they came from?”
“I wonder if there are more of them.”
“They must come from a cooler climate. Look at the clothes.”
“They had to come from the east. It’s been decades since we’ve seen anyone else.”
“They are so young. They will be missed.”
“How did they get so far from home?” Men were speaking around her; she could hear them through the haze of her exhausted sleep. She could also hear tiny rhythmic beeps and the hiss of something over her head. There was something on her face, something soft and assaulting her with cool, fresh air. She lay in a cocoon of warmth and felt herself drifting back into the darkness when someone touched her arm.
“She’s waking.” She struggled to open her eyes to see who was speaking in the hushed, strangely accented tones around her. She tried to speak, but she couldn’t find her voice. The only sounds she could make were soft moans and grunts.
One of the people around her ran something hard and metallic across her face and she opened her eyes, slowly at first. The room was blurry then gradually came into focus. The people she had heard were men, seven of them. They were tall and thin with intelligent eyes and dark hair. She stared for a moment, not sure if she were fully awake. They were of similar height and build, all dressed in white. Some were older, some younger, but all similar. The resemblance was eerie and could only be familial, she thought.
She blinked and stared from one to the other before turning her attention to her surroundings. The room was bright with electric light, and unlike anything she had ever seen before. She was in a bedroom. A true girl’s bedroom with an actual bed and carpeted floors. There was a bureau and closets and deep fluffy down pillows and a soft duvet that enveloped her in a cloud of pink and white.
“Can you sit up?” One of the younger men asked, and she nodded, weakly pulling herself into sitting position. She looked down at herself as the covers fell to pool around her hips and waist. Her thick dark hair had been loosened from the head wrap and tumbled over her shoulder in thick braids. They had removed the long earth colored duster she’d worn to protect her skin from the sun and replaced it with a long and pristine white dressing gown with a high collar.
She’d seen gowns like this in the tattered books and magazines that had been housed in the records room of the Gizli. The beeping she’d heard were machines that monitored her heart and breathing. She looked at her arms to see tubes running from her arm to a bag that was suspended besides the bed where clear liquid flowed into her.
“Is this a – hose-pitol?” She asked through the mask that was secured over her nose and mouth. He reached up and gently removed the mask, making it easier for him to understand her. She flinched as the cool air hit her raw and hoarse throat from days of being exposed to the elements. Her eyes still stung as if sand had been embedded. She had been cleaned though, bathed, her hair washed and her skin smelled of rose water. She looked at the men, wondering which of them had seen her bare body, or if they had all taken turns staring at her lithe, tanned body.
“Hospital? Sort of. This is your room. What is your name?” The youngest of the men asked. His hark hair had not yet began to grey like some of the other men. His eyes were bright and clear, and as blue as the sky. She had never seen eyes like that. The people of her valley had dark eyes and hair, their skin a tawny brown, where these men were pale as if the sun’s rays never touched their skin. They were pretty men with soft features, she thought, thin lips, high cheekbones and round faces. The men from Gizli had strong angular faces. She found them to be mystifying and peculiar creatures, alien to her.
The others stared at her, then at the young man before the six slowly and silently exited the room.
“I am Sebastian.” He said when she did not answer.
“Lucy.” She mumbled. Suddenly, her heart began to race and the beeping increasing as she felt the dread knot tightening in her chest.
“Oliver. Where is Oliver?” She asked, ripping the mask from her face. Sebastian placed a staying hand on her thigh and shushed her as the other men backed away.
“Oliver is fine. He was in much worse condition and he needs more rest. You two came a long way. “ She relaxed, feeling a sudden calm over her. Something in this strange man’s soothing tone and gentle touch worked like the sleep elixir her mother had given her when she’d been afflicted with the fevers.
“What were you two doing out there, Lucy?” He asked. She liked the way he said her name. She liked the way he looked, she decided.
“Oliver and I left before the Goä began the matching ceremony.” She said, tears welling in her deep brown eyes. Sebastian’s pretty face creased slightly.
“What is the matching ceremony?” He asked.
“The matching ceremony is when the Goä, the elders, match breeders to husbands. “ She said as if this were common knowledge.
“Breeders?” Sebastian asked.
“Women who can born a child. “ She said, her own brow creased in confusion.
“I do not understand. “ Sebastian said.
“After the great wars, most of the women in the valleys were taken by illnesses. Of those left, only a few were able to born a child, a healthy child. The Goä decided that it would be best that those women were matched to the strongest and smartest of men. In the valleys, men outnumber women ten to one. After a girl has her first year of bleeding, she is matched. She is given to a husband, and if she borns two boys, she is matched to another until a girl is born. Some women have been matched ten time or more. My own mother had seven matches before I was born.”
“And you wanted to be matched to Oliver?” He asked. Lucy laughed and shook her head.
“Oh goodness no. Oliver is my kin, we share a mother. Oliver is outcast in the valleys. He is- he does not- he – he is of like mind of the women.”
“You mean he is homosexual?” Sebastian asked.
“You use such words,” Lucy sighed, a smile on her lips. She was quiet pretty when she smiled, Sebastian thought as he looked at her. “Oliver lies with men the way a woman does.” She said.
“How old are you Lucy?” He asked.
“I am eighteen years old.”
“And this is your first time being matched?”
She nodded and tears, once again filled those expressive brown eyes. She sniffed and smiled weakly.
“I was a later bloomer. Mother said that it is good luck. The women who bleed later almost always born girls first. I was matched to the Goä Supreme. “
“And you did not want this?” Sebastian asked.
“Goä Supreme is very old and very cruel. All of his matches have died while trying to born his children. They all went to the illness. All of them. I did not want to be the next.”
“So you came here? How did you know of this place?”
“As children we are told the history of the great wars. We are told of the wars that started across the seas, about the magic city under the dome where the forbidden men and women live and do evil things with magic and machines. Only Oliver, Oliver found a man. A man who had come from the west many many years ago. He lived in the broken city near the seas, where the fruit trees grow. The man told Oliver that as a boy he had come from the City in search of more survivors. He said the people here were scientists and smart men and women who lived in peace. He said that people like Oliver would be welcome and accepted. Oliver asked him to bring him here, but the man could only show him the way with his maps. When it was foretold by the Goä Mother that I was to be matched with the Goä Supreme, Oliver and I ran. “
“This man, who was he? What did he look like?” Sebastian asked.
“I never met the man. Oliver did. All I know is that he was very old when Oliver met him and that his name was Adam. Can I see Oliver now?” She asked, her throat becoming raw and dry, her eyes becoming heavy.
“Later. We will talk again after you have rested and eaten. Rest well, Lucy.“ Sebastian said and left the room as quickly and as quietly as the others had. The electric lights dimmed as he exited the room and she immediately feel into a deep dreamless sleep.

For several weeks, Lucy and Sebastian followed this same pattern. He would enter her room, waking her from her slumber to ask her questions about illness and those in the east, but mostly he would ask her about Adam.
“I did not know Adam,” she would say, ”you must ask Oliver.” He would test her blood and look at pages of test results. One of the older men, the ones who did not speak to her had come and taken the tubes from her arms. The beeping machines had been taken from the room and she could stand and walk across the room.
On the first day she was allowed to walk across the carpet, she had found the sensation exhilarating. She had been eager to sink her feet into the plush pink carpeting. She got on all fours and sank her fingers into it, then lay on her back and reveled in the feel of the softness of the floor. The food that was brought was the most delicious she’d ever had, fresh fruit and fish from clean streams, beef, chicken and vegetables. Sebastian explained that the dome had its own ecological system and there were farms and gardens as well as schools and entertainment vaults. One some nights he would bring actual movies to her bedroom and they would watch television shows on DVDs. They would listen to music and he would bring her books that still looked new. He would teach her his words spend time with her. He was her friend, but she still felt unease with him sometimes.
She had even attempted to lift the shades on the windows to see what was on the other side. She had never seen and actual window and was curious as to the world inside the dome. Instead, she found the shade locked into place. Every day, Sebastian would come and every day she would as to see Oliver.
“He is still resting. You will see him soon.” Sebastian would say before leaving her to the darkness of the bedroom. On her second day, Lucy realized that something was strange about this place. She only felt that way when Sebastian was not in the room with her. She was never allowed beyond these walls. She had her own bathroom with a bathtub with hot and cold water, and new clothes. Her every need met, and all she had to do was let Sebastian and the others take her blood every few days. A small price to pay for everything she could ever need or want, yet she felt trapped. Like a prisoner in a perfect cell.
During the fifth week, when Sebastian entered the room, he found Lucy standing at the window. Her arms wrapped around her waist, her face set in grim determination.
“Good Morning, Lucy.” He said with that smile.
“I want to see Oliver.” She said ignoring the pleasantries. “I want to see him now.”
“Do not upset yourself. You are still very weak-“He reached for her and she moved away.
“I am not weak. That is something you know very well, with all of your tests and machines. You know that I am strong. I am also very smart, Sebastian. I want to see Oliver, Now!” She screamed.
“Please, be calm. I will take you to see him. Come.” She calmed as he went to open the door, but she did not come close to him. She would not let him touch her. Something about his smile was much more sinister than it had been before and it made her skin crawl. He placed a hand on her lower back, and from the corner of her eye she saw a flash of metal only a split second before she reacted.
Deftly, she slapped at his hand, surprising him with her strength. She crouched low and kicked, sweeping his feet from under him. He fell to the floor with a muted thud, the syringe embedded deeply into his upper thigh. He grunted , slowly pulling the needle from his thigh seconds before she made her way for the door.
She threw the door open and raced down a narrow corridor awash in harsh yellow lighting. She ran blindly, pausing only briefly at the doors that lined that hallway, testing them, calling Oliver’s name before moving on. Sebastian was hot on her heels, his pretty face twisted in anger as he raced after her.
“Lucy, Come back. Wait!” He pleaded.
She was nearly ready to give up when she saw the bright light at the end of the tunnel. Her feet hurt as they pounded against the concrete, her breath coming in painful bursts. Her side ached and she felt as if she were going to vomit. Instead, she pushed harder until she reached the end of the hallway and her expected salvation.
Instead, she came up short, stopping abruptly as she came to stand on a metal grate at the end of the hallway. She stared ahead in confused terror, her heart pounding and her eyes filling with tears. Slowly, she approached the railing that lined the grated balcony that loned the interior of the massive room, her jaw slack. Behiond her, she could hear Sebastian approaching. His own breathing labored and strained as he came to stand beside her.
“What is this place?”
She stared up at the curved ceiling of the dome, and then down across that massive interior her heart twisting in her chest. She stared straight ahead at the massive structure; the girders that crisscrossed the space were lined with hundreds and hundreds of pods, filled with a pale blue liquid. Above and below, the dome was lined with platforms exactly like the one on which she found herself. Men in white coats moved on the platforms, taking these pods from the girders and loading them onto mechanized trollies. While others added pods that seemed to be empty.
The illuminated egg like pods shifted and rotated as the process continued. The grinding of metal and the smell of medicine filled the canned air that filtered into this part of the dome. As the pods moved, she could see shapes behind the thick milky glass and her stomach twisted into knots. Some were full grown; others still developing, but the faces, young and old, were all the same. Dark haired, soft featured men, all of them were…Sebastian!
All of them accept the newest additions to the unending assembly line. Tears welled in her eyes as the angular features of Oliver drifted past. “What have you done?” She asked her voice that of a mouse coming from some far off place.
“We also were affected by the great wars. But unlike your people in the east, it hit us much, much harder. The survivors were devastated and even with our medicines and science, we began to die. Until Adam, the first of us and he was the last of us. Adam was a great man of science and he found a way to keep us alive. Each of us is Adam and he is each of us. When he realized that he could no longer sustain us or the dome on his own, he went in search of the others. He had been gone for many years and we had given up hope. Our genetic code was starting to weaken and we were dying. You can only copy a copy so many times before it is no longer a viable copy. So when you and Oliver came, it was a blessing. A gift sent by Adam to continue our line. We needed you, and you came. You and Oliver are adding to our genetic material. You are our salvation. Don’t you see? “He embraced her and she pushed away.
“I want to go. Let me go!” She screamed, turning back to the sight before her and gasped as the next row of pods moved into view, covering her mouth with her hand to keep from screaming as a row of faces just as her own, floated before her eyes. Some had her tawny skin and dark hair, some had dark hair and rounded features, but the faces were all a variation of hers. The one that looked most like her, opened her eyes and she groaned inwardly. It was her face with deep blue eyes, the color of the sky. She didn’t even feel it when he injected her, only felt the suddenly heaviness in her eyes as she drifted into unconsciousness.
“We can’t let you go, Lucy. Not ever. We need you. We need a breeder.”

Dayfall -Spanish version

For the next couple of weeks, I want to try something different. I will be posting some of my short stories in other languages. So, for my first foray I’m posting Dayfall in Spanish. Enjoy!

thCAVO0MM3

Dayfall

Los tres soles de Eldorra estaban preparando en el sur cuando salí de mi sueño en la cima de mi colchón hacia abajo. El frío le metiera en el desván que era mi dormitorio y había enfriado mis huesos. Cuidado de no despertar a mi hermana dulce Lua, me vestí en mi más cordial Saltador y calcetines de lana esponjosa y me arrastré por la escalera a la sala principal de nuestra pequeña casa en las afueras de Mesic, nuestro pueblo cerca de los campos de cosecha. Esta noche nos preparamos para la cosecha y acte d’ elección, cuando me convertí en una dona, una esposa. Mi nombre es Monglave Lycia, soy viejo catorce ciclos y yo soy el cazador, hunter, de nuestra familia.

Papá estaba en la cocina, friendo salchichas sobre el fuego, sidra caliente ya estaba preparada y esperando por mí sobre la mesa. El pequeño espacio de la cúpula fue agradable y tostado, tomando la frialdad de los huesos. Al lado de su silla estaban las botas de cuero blanco suave que papa había empedradas para mí y los delicados bordados de mi elegir vestido de la noche. Era suave marfil con copos de nieve delicado encaje en los colores de las lunas, azul pálido, lavandas y plata Eldorran.De todos los hombres en el pueblo, mi padre era el mejor sastre; todos sus bordados y costura eran hermosas. También fue un muy buen cocinero, creando las más deliciosas comidas para nosotros. Como me topé con el cuarto, papá me miró con esos ojos brillando y sonrió.

“Buena Dayfall, Licia.” Dijo que en su voz alegre alegre. Hoy en día, papá era papá otra vez. Era difícil decir que papá le despierto a cada dayfall. Desde que las bestias habían tomado a mamá era cambiante e impredecible. Algunas noches, podría despertar encontrarlo sentado cerca de la chimenea, sus plata ojos llenados de lágrimas de él idealizaba a mamá. Algunas noches, él no incluso molestarían levantarse de la cama, haciendo caso omiso de Lua y poco Wilkie y me impide salir de caza.

Otras noches, sería así, mi papá con sus ojos sonrientes. En noches como ésta volvería desde las tierras lejanas para encontrarlo con los otros hombres de la aldea cestas o la colada en las orillas de la primavera de lavanda que apurar más allá de la aldea. Noches como ésta, fueron cada vez más frecuentes como el dolor de perder su madre se estaba volviendo más soportable, no sólo para él sino para todos nosotros.

“Caída de buen día, papá”. Me dijo y se sentó a beber mi sidra. Era cálido y rico y se probó de bayas frescas hehku. Mientras nos sentamos en silencio, los olores de la salchicha y llenar nuestro hogar de sidra. Afuera se levantaban las lunas y apagado en la distancia podíamos oír los débiles gritos de las bestias, quienes no había vuelto a sus madrigueras antes de que atrapó el resplandor de la luna. Observé la expresión dolida de cara de Papa y cuenta que parecía mayor que sus años. Su pelo blanco plateado había embotado, el brillo de su piel había comenzado a ceniciento, sólo ligeramente y el brillo de sus ojos brillantes se desvanecía. Vi como su hermoso rostro tenso y relajado.

“Papá,” murmuré y me miró como si él hubiera entendido que estaba sentado con él.

“Lo siento. Que estaba cerca de la aldea, ya se están acercando. Usted no permanecer por mucho tiempo, ¿quieres Lycia? “Le di la mano una palmada de reaseguro. Las bestias siempre aventuradas más cercano a la aldea en el momento de la Soltaia. Entiendo su miedo, no lo compartía. No he podido, yo no sería capaz de salir en la noche para buscar alimento y pieles que podríamos sobrevivir.

“Voy a preparar las trampas y será antes de que las lunas son altas. Y marcará los.” Comencé a comer salchichas y beber mi sidra antes de que haya enfriado. Me dio una sonrisa apretada y sabía lo que estaba pensando. Hemos perdido a mamá durante la cosecha de Soltaia un ciclo completo hace. La nieve había llegado temprano por lo que es difícil ver las trampas que había fijado en las tierras lejanas. Ella había caminado en uno y estaba esperando ayuda llegar cuando encontraron las bestias. He entendido que papá estaba preocupado, pero Soltaia fue la única vez que la mererabits transversal del norte las tierras a las tierras más allá del lago de lavanda. Esas pieles es lo que nos mantuvo leysi e hizo posible para no tener que salir tan a menudo como los demás.

Soltaia era también el tiempo cuando los soles y lunas se levantaron y establecer al mismo tiempo. Fue el momento cuando perdimos los mayoría aldeanos porque las bestias sería tanto día y noche. No había ninguna caída de día para protegernos, los rayos de las siete lunas podría estar embotados permitiéndoles más movimiento, más libertad en nuestros campos. Perdimos muchos durante la Soltaia y no sólo los cazadores. A veces esos demonios de piel rosa convertiría a su manera en una cúpula. Una vez que había metido en la cúpula de una familia que es Doña había salido a cazar. Todos los niños y la marit había tomado antes de que ella regresó y lo mató.

Esa hubiera sido la cosecha más triste del pueblo había visto y por eso las cúpulas ahora circundó la Plaza y todas las puertas de entrada frente a la Plaza. Las cúpulas no tenían ventanas que enfrentan lejos de la aldea y se construyeron cerca suficientemente que la posibilidad de una bestia a escondidas entre ellos era imposible. No habíamos tenido otra bestia en el pueblo desde que se hubiera hecho.

Desde que mamá se había perdida, era el único cazador hasta Lua era de edad y que teníamos muchos ciclos a partir de ahora. Los cazadores fueron entrenados a partir su noveno ciclo pero marits formado de tres. Pronto, papá comenzaría enseñanza Wilkie sus deberes como un futuro marit. Cualquier Dona sería una suerte que si estaba medio hábil y tan hermosa como mi padre era un marit como Wilkie. Aunque sólo hubiera sido un ciclo, hubo charla en el pueblo por muchos de la Dona a papá como un marit, una vez que estaba sobre su dolor de perder a mamá. Y puesto que estaba en la edad de elegir mi propio marit, papá estaría pronto con dos pequeños para cuidar. Necesitaba una nueva Dona a cazar y proteger a él y a los pequeñitos.

Incluso con la cepa de perder a mamá y cuidar a la familia en su propia, papá era todavía un hombre joven de sólo treinta y dos ciclos. Todavía él cosechó risas y susurros de las donas en la Plaza del pueblo cuando salió. Papá no era un hombre alto, pero él era un hombre encantador, con la piel el color o stardust y ojos como las lunas de lavanda occidental. Lo más extraordinario de papá era su sonrisa, brillante y deslumbrante. Cuando él le sonrió, era si los cielos se abrieron sólo para ti. Sí, mi padre era un hombre encantador y mundo hizo cualquier dona un muy buen marit. Mamá había sido la envidia de muchos cuando ella y papá habían elegido unos a otros durante su primeros acte d’ elección. Habían sido un dúo impresionante, bien emparejado y tan enamorados.

Había sido dotado de papá los ojos plateados y sedoso pelo blanco plateado, pero era más alto que las chicas de mi edad, con curvas de mamá. Había desarrollado fuertes piernas y brazos de muchas horas pasaron de caza en las tierras lejanas. También iba a tener mi selección de los jóvenes en el pueblo; Había visto las miradas cuando fui a buscar agua del pozo. Ellos le soplo sus pechos y sonrisa y onda. Que susurran y risa como pasaba en la Plaza. Debo admitir, había muchos hombres guapos de mi edad, pero sólo uno celebró mi corazón.

Mi hermoso Kurt.

Era tan delicada con ojos azules y cabello amarillo pálido que brilló el oro en la luna, su piel era seda debajo de mis dedos y tenía los labios más suaves que nunca ha sido mía. Él me esperaría cuando regresé de mi caza, sentado en los escalones a mi cúpula con una taza de sidra caliente y Frotaría mis pies. Kurt vendría a menudo para cuidar de los más pequeños en las noches de fiesta después de que mamá fue tomada, cocinar y preparar mi baño de esas primeras noches que saldría solo. Vine de casa cubierto de sangre y suciedad con esos miserables weaslets, Kurt estaba siempre allí para ayudarme a pelar las pieles pesadas de mi cuerpo temblando y lavarme el pelo hasta que brillaba. En esas primeras noches le habían enviado desde los cielos. Por eso ya era mi elegido.

Arriba en el desván, podía oír Wilkie llorando mientras se despertó. Un muchacho inquieto, nunca incursionó desde la comodidad del desván sola. Suspirando, papá se levantó para ir a buscar a él y a Lua para su comida de embutidos, leche y avena caliente. Les llevaría a la koupelna pequeña para sus baños después, luego irían hacia fuera en la plaza con los otros padres y niños del pueblo. Podría estar protegidos por los soldados que estaba parado el reloj de las altas torres que miró por encima de todo el pueblo. Antes de eso, fui a limpiar y preparar para la noche. Si tuviera que cumplir con mi palabra a papá tenía que moverse.

Como de costumbre, tiró la piel pesada mererabit rojo sobre mi puente y trenzados mi melena blanca plata para mantenerlo fuera de mis ojos. Me lavé la cara y cepillado los dientes para eliminar el olor de las salchichas y sidra antes de volver al espacio exterior de nuestra sala de estar.

Wilkie, Lua y papá estaban en la mesa ahora. Papá estaba tratando de alimentar Wilkie, quien se sentó en una silla alta bellamente tallada que mamá había hecho cuando era pesado conmigo. Había sido mía, entonces Lau ahora era de Wilkie. El abedul blanco hermoso estaba delicadamente decorado pero todavía había queda bien las chicas de la familia. Wilkie, siendo Wilkie, tenía más avena en su cara y el puente que comió alguna vez.

“Vamos, comer perrito”. Papá engatusados, pero Wilkie prefirió jugar en su comida para comer.

Junto a él, Lua se sentó con la frente surcada y sus ojos azules pálidos agudos enfocados como ella concentrado en conseguir la cucharada colmada de papilla en la boca en vez de su regazo. En cinco ciclos viejos, tenía otro cuatro ciclos para esperar antes de que ella podría ser entrenada como un cazador, pero ya estaba muy interesado y ser hábil con un cuchillo. De repente, me sentí abrumada con tristeza como los vi. Pronto, tendría una cúpula de mi propia con mis hijos y mi propia marit. El pensamiento hizo que mi corazón herido.

Los dejé a su ritual, jalando mis botas antes de abandonar la calidez de la cúpula. Mis trampas habían estado limpiadas y engrasadas y colgadas además la puerta de entrada y esperados para mí ahora. Miré hacia el cielo oscuro opaco en las siete lunas que se levantaron en las colinas occidentales, y luego hacia el sur donde los soles fueron desapareciendo lentamente pero sigue colgaron en el cielo como grandes bolas de color naranja. Uno de los soles era tres veces el tamaño de la mayor de las lunas, haciendo que sus rayos mucho más mortífero. Ya había comenzado; mañana seguirían siendo altas coincidencia de las lunas, cada una cancelación de los efectos del otro. Haría rápido trabajo de verificar mis trampas y volviendo a mi cúpula y la calidez del hogar. Afortunadamente, el Papa había hecho el lavado la noche anterior; No tiene ninguna razón para dejar la seguridad de la Plaza del pueblo.

Miré alrededor de la Plaza y vi que otros caçadors fueron dejando así como de su cúpula. Algunos me miraban y agitaban saludos, otros no. Algunos tenían malos sentimientos hacia mí debido a mi amor de Kurt y su para mí; Kurt era mía, cuerpo y alma y su. Sacudí mi cabeza, limpiar mis pensamientos como que dentro de una hoja de mi bota, otro en la parte trasera de mi puente debajo de mi piel pesada, pero accesible si es necesario. Una cosa que siempre me había enseñado mamá debía estar preparado para todo.

Hemos recogido nuestras cosas y presentó más allá de los guardias que custodiaban la única entrada y salida a la aldea. Durante la luz del sol, los centinelas fueron reemplazados por una puerta tallada en la piedra lunar misma como las cupulas.

Como la luz de las lunas, piedra lunar fue intolerable para las bestias. No hubo ninguna herramienta que poseyeron que podría tanto como rayar la piedra. Hubiera sido una solución perfecta para las incursiones de la luz del sol de las bestias, pero eso fue mucho antes que yo naciera.

Como de costumbre, se marcharon rostros y nombres que presentamos en las tierras lejanas, cada movimiento en diferentes direcciones. La mayoría de los en blanco se trasladó del sur a las colinas nevadas ya debajo de las lunas de plata, donde abundaban los foxens. Ésos en marrón fue este debajo de la luna azul, cazadores de la felcks y el bisonte, el amarillo revestido se fue al norte a las orillas de las aguas de lavanda de mar que fue hogar de los peces astilla y tumtum. El amarillo de sus mantos había mezclado en la hierba alta cardo que las líneas de las costas. Saqué mi campana pesada piel forrado en la cabeza al oeste, de viaje a través de los Baldíos y los bosques que albergaba las madrigueras de las bestias, pero eran las tierras más fértiles de la mererabits. Busqué la paz.

Como caminado a través de la patata a la inglesa congelado hierba mis trampas, pensé de Kurt. No estuvo en la Plaza de esa noche, que no fue inesperada. Se había ido en y en la noche antes de su traje para la acte d’ elección. Papá y él habían trabajado tan duro con los colores que empareja y el patrón de copo de nieve que papá había creado para mi vestido. Iba a trenzar el pelo para que coincida con los míos y que él había preparado ya una especial guirnalda de flores rosadas y amarillas para presentar a mí cuando fue elegido. Rosa y amarillo fueron mis colores favoritos y dijo que hicieron la plata en el brillo de mis ojos. Kurt era un ciclo completo de mayor que yo y esta fue su segunda acte d’ elección. Había sido elegido último ciclo, por cuatro diferentes donas. En cambio no había elegido ninguno de ellos, en lugar de eso me esperó. Mi pronto vas a marit, mi hermoso delicado Kurt. Esperemos que Papa sería escogido por una nueva dona mañana por la noche también. No sabía que había visto muchas noches con Susi, el carnicero. Ella era una bella dona con pelo rojo brillante y siempre se aseguró de que papá tenía más cortes de carne. Le roban miradas el uno al otro en la Plaza del pueblo cuando pensaban que los ojos no son sobre ellos. Sería un gran dona para mi papá y un buen proveedor para los más pequeños.

Subí mi camino hasta la cresta hacia la siguiente planta superior que seguiría el camino de la mererabits a través de los campos de cosecha y el bosque, haciendo una pausa para mirar hacia abajo sobre la aldea. Desde donde yo estaba, las cúpulas parecía un círculo perfectamente esculpida bolas de nieve, dos docenas al lado ligada por pequeños pasillos subterráneos. En la parte posterior del círculo era la cúpula más grande, el pasillo de la reunión que se estaba preparando para la ceremonia de elección. Pude ver la marits decoración de la fachada con las flores caleda de color rosa brillante, la fragancia picante llenaría la Plaza mi dayfall mañana. Aunque bonitas, las flores también fueron utilizadas para disuadir a las bestias. Algo sobre el olor les disuadió. Detrás de cada pocos metros había Torres de vigilancia donde centinelas parado el reloj. La luz suave de las Torres barrería los Llanos Cosecha más allá del pueblo, viendo por bestias en busca de entrada. Próxima dayfall, esos centinelas estaría en estado de máxima alerta, observan y esperan.

Estaba más allá de la cresta al país bajo, el valle en el bosque donde las bestias tenían sus madrigueras. Posible comencé las trampas, moviéndose suavemente y silencioso de pie como cavé en la tierra helada. Necesitaba a subir las trampas abajo así que no se abandonen una vez que fue soltada. El primer ciclo de la caza, había perdido más trampas que mererabits capturado porque le había fallado a subirlos correctamente.

Estaba perdido en sus pensamientos como eliminé una tira roja brillante de cuero para marcar la ubicación de la trampa, cuando lo oigo. Era el suave ruidito de pisadas. Al principio, pensé que era un mererabit, pero estos pasos fueron hechos por una criatura solitaria. Mererabits eran criaturas de tamaños medias, más grande que el zorro pero mucho más pequeño que el bisonte y felcks. Podría llevar sólo dos a la vez, por eso yo pongo trampas. Yo pongo trampas por todo el bosque y mundo regresar al día siguiente con un trineo para devolver los cadáveres a la aldea donde serían prestados y piel. Las pieles y la carne que negociarse con las otras familias, como era nuestra costumbre. Que comerciaban con los agricultores para frutas y verduras, los otros cazadores para carnes y pescados, los tejedores, los lumberers. Fue nuestro camino y ha trabajado en cientos de ciclos.

La criatura haciendo esos ruidos era mucho, mucho más grande. Saqué mi campana para que mejor podía oír, la guarnición de la piel silenciando las pisadas en el suelo congelado. Tres o cuatro árboles longitudes lejos, vi a un ritmo lento, pero cada vez más cerca. Era más alto que cualquier otro hombre que había visto, fue magra y se movió como un depredador, alto en el aire como lo olió su nariz. Usaba pieles oscuras, pesadas, protege su delicada piel rosada desde la luna bajas, su perforación oscuros ojos bloqueo con la mía y me congelé.

Mi corazón latía contra mis costillas, lo suficientemente alto para que escuchara. Me preguntaba si lo podía oír así. Debe tener, porque se movió más cerca y dio un paso atrás derecha hacia la trampa que sólo había preparado. Cubrí mi boca con la mano como dolor me cortan como un cuchillo y que fue, golpeando el suelo congelado con un ruido ruido de huesos. El chasquido de la trampa de cierre era pequeño pero las bestias tienen agudos de la audiencia y se estaba moviendo hacia mí, podas con zancadas largas fáciles entre los árboles cada vez más cerca.

Todo terminó en una fracción de segundo, su rostro encapuchado escondido mientras lo estaba tapando la luna. Lentamente, empujó la pesada campana de espalda, pero no totalmente fuera de su cabeza para que pudiera ver su cara. No muchos aldeanos nunca habían visto en persona, no hay muchos que había vivido para contarlo. Hubo avistamientos de las sombras y los sonidos de los susurros que trasladaron a las afueras de la aldea. Esos suaves murmullos chasquidos y silbidos usaron cuando caza. Escuchamos los aullidos cuando uno fue atrapado a la luz de la luna sin protección.

Busqué la hoja que había escondido en la parte trasera de mi puente con las manos temblorosas como se arrodilló junto a mí. Llevaba una capa con capucha de cuero pesado sobre un pesadas botas de los pantalones oscuros. Sus manos habían sido cubiertas en gruesos guantes negros que les protegieron de los rayos de la luna que se quemó y ampollas en la piel. El rostro de la bestia era peor de lo que imaginé. Asumí que era un hombre, pero sus características fue más difícil que cualquier hombre en mi pueblo. No suave y delicada como mi hermoso Kurt o Papa. Tenía una mandíbula fuerte, con dientes blancos que eran incluso y dieron su rostro horrible ya un aspecto más siniestro da asco. Sus ojos eran de un negro que nunca había presenciado y su piel era rosada en absoluto, era más el color de un animal curtido ocultar.

“Bueno”, dijo en una voz demasiado profunda y dura para ser un hombre “Parece que te han atrapado en su propia trampa. Como la última. ¿Qué debo hacer con pequeña?”

Lo golpeé mi hoja en algún área debajo de la capota y fácilmente, evitó riendo un sonido gutural profundo que parecía retumbar desde lo más profundo hacia abajo en su vientre. Él apoderó de mi muñeca y tiró de la hoja de mis dedos y fijamente en diversión. La hoja de encaja en su mano como si fuera una astilla, pequeña y perdida en su puño masiva. Él tiró a un lado y me miró por un largo tiempo, estrechando sus ojos mientras me miraba fijamente.

“Eres un bonita ¿no?” Corrió sus dedos gruesos grandes sobre mi cabello, manteniéndolo a la luz y me esforcé por liberarme de él. Sólo me abrazó más fuerte, sus labios finos que aprieta en la frustración o la emoción, no estaba seguro de que.

“Esta melena obtendrá un buen precio; me alimentarás para un cuarto ciclo.” Dijo. “Supongo que nunca pensaste que tu noche terminaría así, ¿verdad, Mesic bonita? ¿Silencioso? ¿No hay gritos? ¿No las peticiones de clemencia? Veamos el resto luego.” Dijo y me sentí los nudos en mi giro de estómago más apretado. Di una bofetada a sus manos como llegó para el cuello de mi puente, tirando de él. Arañó la cara hasta que él no tenía eligió pero para contraatacar. Me abofeteó duro en toda la cara y podía saborear sangre en la boca, pero que no renunciaría.

Luchó conmigo, finalmente logrando romper el puente y la piel de mi cuerpo. Les echar a un lado, ha expuesto mi carne desnuda a la luz de la luna. Yo ya había florecido como una dona, mi cuerpo listo para tener un hijo. Me miraba fijamente, antes de llegar a tocar mi busto descubierto, y yo la mano, arañazos y gruñendo como luché apagado su toque asqueroso. Mi cuerpo no era suyo a molestar, mi cuerpo era sólo ser tocado por Kurt, mi marit.

“Sabía que lucha en ti. Me gusta eso, yo puedo solo quedarme te como mascota por un tiempo”. Dijo y acarició mi brazo. Con la pierna libre, eché en él, esperando a sus partes masculinas, si tenía alguna. Echaba de menos y se rió en diversión tranquila.

Sacudiendo la cabeza, agarró del cuello, empujando en la garganta hasta que ya no podía respirar, con la otra mano masiva liberó la trampa y me levantó como si fuera un saco de plumas. Me abrazó a lo largo del brazo, mis pies colgando en el aire como me sostuvo en la luna, su cara monstruosa torcido en confusión.

¿”Aún no llora? ¿No sabes que morirás pronto, pequeña?” Preguntó, aportando cerca de su cara, sino resguardar mis brazos a mis lados. Estaba desnudo, frío y no logran llegar a la hoja que estaba en mi bota. “Usted es un valiente”. Miró la pierna, el que había liberado de la trampa y mirando el blanco inmaculado de mi bota forrado de piel y piel intacta. “¿Por qué no es su pierna rota?” Preguntó más a sí mismo que a mí.

Las lunas de Eldorra tienen diferentes efectos sobre la gente de mi pueblo. Las lunas plateadas en el sur nos dieron una fuerza sin precedentes. Los enfermos y heridos viajarían al sur y ponen desnudos en el resplandor de la luna para sanar. Las lunas azules del oeste fueron rejuvenecedor, relajante y promovido la fertilidad. Al final de la Soltaia, las nuevas parejas que viaje a las cabañas del oeste y pasar su noche de elección. Es el lugar donas ir para asegurarse de que están llenos con el niño durante las Nieves. Las lunas lavanda hicieron algo diferente en conjunto que es por eso que soy la única a la caza de estos campos, es la razón de usar tal un heavy con capucha de piel y jumper.

Pude sentir el resplandor de la luna de lavanda en mi piel y una sonrisa comenzó en la comisura de los labios. Tiré mi cabeza vuelva a ser como la transformación comenzó, pude sentir el bozal empujara hacia afuera, alargando mi boca y los dientes. El pelaje blanco plateado comenzó en mi vientre y la cara como siempre lo hizo, y comencé a reír un profundo hallow reír mientras lo miraba a ensanchar los ojos de la bestia.

“Porque no soy quien va a morir.” He dicho. Él me liberó y dado vuelta para correr, pero fue mucho, demasiado tarde. Aterricé en cuatro patas, gruñendo como persiguió a través de las tierras residuos congeladas de los Baldíos. Por esta razón me pongo una piel roja en los Baldíos descarnadas de las tierras lejanas un faro brillante en un paisaje descolorido.El ascenso de la luna no es la única razón por la que las bestias ocultan en dayfall.

Mi nombre es Monglave Lycia, soy viejo catorce ciclos y yo soy un cazador.